Reseña: Kamisama Hajimemashita

jueves, 14 de enero de 2016




  • Manga: Julieta Suzuki.
  • Volúmenes: 22.
  • Publicación: Incompleto.
  • Anime: TMS Entertaiment.
  • Capítulos: 27 (incluyendo OVA'S)
  • Emisión: 01/10/12 - 30/03/15
La historia comienza con Momozono Nanami, una chica que ha perdido su casa a causa de las deudas de juego de su padre y ha sido abandonada por éste. Al encontrarse en el parque sin casa o lugar adónde ir, conoce a un joven y lo "salva" ya que estaba siendo amenazado por un perro, a cambio de dicho acto el joven le concede su propiedad y el derecho de ser el "nuevo" dios de la tierra. Cuando Nanami va a la propiedad al principio cree que es una broma ya que resulta ser un templo, pero todo cambia cuando conoce a Tomoe el familiar del antiguo dios de la tierra que no estará dispuesto a aceptar tan fácilmente a Namami como su nueva ama, siguiendo enojado por el abandono de su antiguo amo, ahora nanami se ve afrontar un nuevo mundo donde ella tendrá que probar tanto al mundo de los dioses como ella misma que puede llegar a ser una deidad digna (junto con la ayuda de tomoe) tendrá que aprender como hacer el trabajo de dios de la tierra y más en un mundo donde la ciencia y la Tecnología han superado la creencia religiosa.


Reseña


Ahh, por donde empezar, Kamisama Hajimemashita es una historia que vi el año pasado y que me dejó un muy buen sabor de boca y ganas de que hubiese otra temporada.

Primero que nada, les cuento un poco sobre la historia:

Momozono Nanami es una chica que se quedó sin hogar por las interminables deudas de su padre, que es un apostador.

Vagando por el parque, se encuentra con la peculiar escena de un hombre que está sobre las ramas de un árbol, aterrorizado por un perro que está ladrándole.
Nanami ahuyenta al perro y lo ayuda a bajar.

El hombre se llama Mikage, y ella le cuenta la historia de cómo terminó en la calle y que no tiene casa. Mikage le dice que el tiene un hogar para ella y le besa la frente para después desaparecer luego de dejarle un papel con una dirección.


Nanami sigue la dirección y sube las escaleras encontrándose con la sorpresa de que la casa de Mikage es un templo, y en ella habitan tres personas peculiares: el zorro Tomoe, y los espíritus de fuego; Onikiri y Kotetsu.
Tomoe es el familiar de Mikage, y mantiene al templo en buen estado, pero después de un tiempo (20 años) de abandono por su amo, se convierte en un zorro movido por el sake y las mujeres del barrio rojo.

Nanami movida por sus impulsos, sigue a Tomoe al barrio rojo, encontrándolo rodeado de atenciones, se molesta y se va.
Pero con lo que no cuenta es que en el infierno hay muchos problemas y después de una tortuosa caída en la que arrastra con ella a Tomoe, lo besa, sellando así el pacto en el que él se convierte ahora en su familiar.


Ahora Nanami tiene que aprender a ser una Diosa, que era el puesto de Mikage, lidiar con matemáticas y aprender de que el verdadero poder no sólo viene de la fuerza.

A lo largo de la historia van encontrándose con nuevos personajes que hacen que sea una historia muy fluída y graciosa.
La personalidad de Nanami es alegre, es bondadosa con los demás e ingenua, pero de una buena manera, ya que nunca te cansas de su ingenio. Es una irresponsable en cuestión escolar, y le saca la vuelta a estudiar, pero adora ir a la escuela.

Por otra parte, Tomoe es el demonio zorro a cargo del templo Mikage. Era el familiar de éste último hasta que Nanami se muda.


Tiene un carácter fuerte, y un temperamento frío es el que lo caracteriza.
Es muy fuerte, cocina muy bien y se viste con Kimonos (todos morimos por verlo casual T-T).
Discute mucho con Nanami sobre las responsabilidades como diosa que tiene que cumplir, y se camufla como un humano para asistir con ella a la escuela.

En la segunda temporada discute su puesto como familiar con Mizuki, un demonio serpiente del agua, que se hace familiar de Nanami después de que visitan el pasado de Tomoe.

Mizuki es alegre, y ve cosas que los demás no, como los sentimientos de Nanami y Tomoe. Es gracioso y a veces se guía por sus impulsos.

Por otro lado, Onikiri y Kotetsu son los espíritus del fuego en el templo, y ayudan a Tomoe a realizar distintas tareas del hogar, además de conocer mucho sobre el comportamiento de los dioses.

Kurama es el popular cantante por el que están locas todas las chicas. Con un porte oscuro, le da el aire perfecto para ser una persona misteriosa.
Kurama es compañero de Nanami y rara vez asiste a la escuela. Él en realidad es un demonio cuervo que huyó de la montaña en la que vivía cuando era joven y la culpa lo carcomía por un incidente con su mejor amigo.
Al ver la marca de deidad de Nanami, hace lo que puede por quitársela, pero al final falla en el intento.

Se hace muy amigo de Nanami, y comienza a desarrollar algún sentimiento por ella.
Al igual que con Mizuki, Tomoe expresa celos cuando éste está "demasiado" cerca de Nanami.
Kurama conoce los sentimientos de Tomoe y sabe que se reprime, a pesar de saber de un pasado que Tomoe no recuerda.


Leí el manga, que está aun en emisión y va como el capítulo ciento y cacho. Me encanta y espero con ansias cada capítulo. Está en la parte más emocionante y voy al corriente con cada capítulo.
Además de que los gráficos son hermosos.
Sin duda una historia que merece ser vista y leída. Se las recomiendo :D

Espero que la reseña te haya gustado y comentes que te pareció por favor ;)


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Made With Love By The Dutch Lady Designs