miércoles, 24 de abril de 2019

Reseña: Locos, ricos y asiáticos- Kevin Kwan.


  • Autor: Kevin Kwan.
  • Formato: Pasta Blanda || Digital Ebook. 
  • Editorial:  SUMA Editorial. 
  • Páginas: 522. 
  • Temática: Drama, Romance.
  • Disponibilidad: www.casadellibro.com ||  Amazon. 
  • ISBN: 9788491292692.




Divertidísima, adictiva y rebosante de opulencia, esta novela es una mirada indiscreta y bastante loca al mundo de los superricos asiáticos.

Cuando la neoyorquina Rachel Chu acepta pasar el verano en Singapur con su novio, Nicholas Young, imagina un hogar familiar humilde y tiempo a solas con el hombre con el que espera casarse. Pero Nick ha olvidado facilitar ciertos detalles a su novia. En primer lugar, que la casa en la que creció parece un palacio; segundo, que está más acostumbrado a viajar en aviones privados que en coche; tercero, que, aparentemente, es el hombre soltero más codiciado del país.

Y, tan pronto como aterriza de su brazo, Rachel se da cuenta de que en ese mundo de riqueza inimaginable sus vacaciones acaban de convertirse en una delirante carrera de obstáculos.

«Una arrebatadora comedia para adictos a las compras... Perversamente deliciosa.»
The New York Times

La crítica ha dicho:
«Una comedia de enredos deliciosa.»
The Wall Street Journal

«Es imposible no verse atrapado por esta sátira sobre las lujosas vidas de una enorme familia de entrometidos y su infinita colección de Louboutin.»
Glamour

«Una sátira con reminiscencias de Orgullo y prejuicio.»
People Magazine



¡Buenas noches, Nadadores! Me alegra estar de vuelta. Todas las vacaciones estuve buscando ocupaciones en la casa así que no me di el tiempo que esperaba para visitar todos y cada uno de los blogs pero he comenzado una serie sensacional, acabé mi tarea y estoy pensando seriamente en la nueva imagen del blog que podrán ver próximamente. Por cierto, ¡feliz día del libro atrasado!

De cualquier forma, les cuento que este libro no fue una tarea fácil. Mi hermana del mal me recomendó cuando salió la película que la rastreara por todo internet hasta dar con ella y me ha gustado. Bastante. La cosa es que como buen lector, no pude resistirme a leer su contra parte literaria y me he quedado bastante satisfecha. 

¿De qué va entonces Locos, ricos y asiáticos? 

La vida de Rachel Chu está a punto de dar un giro de 180°. Y es que por primera vez, va a viajar a Singapur de vacaciones con su novio, Nick Young, para ir a una boda y de paso, conocer la familia de este de una vez por todas. Con la reticencia de hablar de sus orígenes y el cómo son sus seres queridos, Rachel prácticamente va a ciegas y se da de bruces porque nunca imaginó que la familia de su novio prácticamente nada en millones de millones y que prácticamente son como la realeza de la isla. 


Sin embargo, el premio gordo no se lo ha sacado ni por asomo ya que la mayoría de estos son manipuladores, arrogantes y buscan deshacerse de ella a como dé lugar, la madre de este entre todos ellos, que quiere desaparecer a la cazafortunas que está tras la herencia de su retoño. 

¿Podrá Rachel habituarse a la forma de vida de los Young antes de que su relación se tambalee y sea demasiado tarde?

Hablando de los personajes, Rachel Chu es una joven de veintinueve años, de ascendencia asiático-americana, cuya familia ha tenido que salir adelante con lo justo a lo largo del tiempo. Rachel es profesora universitaria de económicas, tiene un doctorado y es bastante lista, perspicaz y pragmática cuando hay que serlo. Es una persona amable, que no se deja llevar por las apariencias a pesar de sus raíces humildes. Se da a respetar y piensa que todos deben ser tratados por igual sin importar el salario anual que generen. Su cabello es oscuro y se dice que es atractiva. 


Nicholas Young es el novio de Rachel y lleva una vida bastante movida en Singapur a pesar de ser un profesor de historia en una universidad de Nueva York, donde conoció a Rachel. Nick es inteligente y desde pequeño ha tenido que guardar las apariencias frente a los demás, viéndose privado de compañía y de confiar en los demás desde que era pequeño. No le importa lo material y está dispuesto a que la familia acepte a Rachel a como dé lugar. Nick es el hijo único de una poderosa familia de Singapur lo que lo convierte en un instante en uno de los solteros más codiciados de la pequeña isla. Es amable, sarcástico a veces y por lo regular le resta la importancia a lo que lo rodea. 
Cuando siempre ha habido dinero en tu vida, no le dedicas mucho tiempo de tus pensamientos.
Astrid Leong es la prima más cercana de Nick. Astrid tiene su propia historia conforme va avanzando la historia y nos percatamos que está casada con un joven que sus padres no aprueban demasiado a pesar de llevar poco más de cinco años juntos. Tiene un hijo de tres años llamado Cassian. Astrid es sumamente bella, conocida en Singapur como "La Diosa" todos envidian su estilo ya que su pasión son los vestidos y joyas conjuntadas de manera perfecta. Es amable, sarcástica y aprecia inmensamente a Rachel. 

Goh Peik Lin es la mejor amiga de la universidad de Rachel Chu. Esta chica es agradable, con una burbujeante personalidad y no tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa. Su familia se ha ganado una buena posición económica ya que posee una empresa inmobiliaria y de construcción. Peik Lin es una derrochadora de dinero, tanto que a veces va de compras con Rachel solamente por el placer de darle a su amiga un guardarropa nuevo. 
Para Eleanor, cada persona ocupaba un espacio específico en el universo social tan elaboradamente formado en su mente.
Eleanor Young es la madre de Nick y es una completa manipuladora. Está dispuesta a llegar a los confines de la tierra con tal de alejar a Rachel de Nick ya que no quiere que su hijo sea casado por nadie que ella no apruebe y tenga una fortuna mayor que la nobleza de Inglaterra. Eleanor pasa el tiempo viajando y en su club de la biblia en el que hablan de todo menos de cosas que tengan que ver con el señor. Como su suegra nunca la aceptó, siente que debe hacer lo mismo con la novia de su hijo y deshacerse de ella. 

Les cuento que este libro es bastante curioso. Pude empaparme completamente de la cultura oriental. Aprendí por ejemplo, que los chinos se dividen en dos partes. Los chinos continentales se quedaron en el país mientras que los chinos de ultramar, que eran prácticamente de la realeza, emigraron a Singapur hace cientos de años y se asentaron en la isla que posteriormente fue colonizada por Inglaterra, dejándoles en su lugar una mezcla de culturas que dio por resultado uno de los más prósperos países y con mayor tecnología del mundo. 
Los Singapurenses detestan la forma de vida de la China continental, dejando en claro de que ellos son distintos y amasando una fortuna a lo largo del tiempo, viviendo en la superficialidad y sin otro tema de conversación que no sea qué acciones comprar y vender, cuánto dinero han ido generando al paso de los años y con quién se va a casar quién. 
Sabes que a la mayoría de los asiáticos les gusta guardar el dinero. Los ricos son aún más extremos. Muchas de las personas más ricas de aquí se esfuerzan por no sobresalir y, la mayor parte de las veces, nunca sabes que estás a un lado de un multimillonario.
Y eso es lo que nos presenta Kevin Kwan, el rechazo a conocer a Rachel es tal, que prácticamente todos los conocidos de los Young se alían para hacerle la vida imposible y todo ello sin tomarse el tiempo de conocerla siquiera. 

Hubo personajes agradables, Rachel es una protagonista que me ha dejado satisfecha, orgullosa con las decisiones que ha tomado y me agrada que a pesar de las adversidades no se haya dejado ningunear. Nick por otra parte, conforme pasaba la historia comenzó a molestarme el hecho de que si sabía cuán detestable era su familia, por qué arrastra a Rachel a ciegas para que después esta tenga que pagar los platos rotos o andar de puntillas con lo que dice, lo que siente y lo que piensa ya que su familia vive de una forma completamente diferente y el choque cultural es bastante fuerte. 


Otro personaje que me ha encantado es Astrid. La vida de Astrid no es un lecho de rosas pero ella es feliz con su marido hasta que comienza a recibir señales de que tal vez su matrimonio no está en tan buenos términos como ella pensaba. Astrid es quizá el personaje más complejo del libro ya que a pesar de que está descontenta pero acepta todo ya que eso es lo que ha visto y todo lo que ha estado acostumbrada -y me dan inmensas ganas de golpear a su marido una y otra vez, por cierto-. 


Eleanor Young es otro cantar. Me sorprende la hipocresía de esta mujer, ya que si bien sufrió bastante cuando se casó con su marido, está dispuesta a hacerle la vida imposible a la novia de su hijo tal como se la hizo a ella su suegra alguna vez y que sigue dolida por la nula aceptación de esta. Realiza bajeza tras bajeza con tal de hundir a Rachel hasta el fondo, sin embargo la relación y confianza entre ambos es más fuerte por lo que va subiendo de nivel con tal de destruir a la pareja de una vez por todas. Me dan ganas de hum tum *aporrearla, patearle el culo*. Una y otra vez. 

Ha sido un libro de lo más complejo. El autor sabe de lo que habla, haciendo una crítica graciosa de la sociedad de Singapur y sin embargo, hubiese agradecido que las descripciones no durasen tanto y que se fueran directamente al grano, se hubiesen ahorrado por lo menos unas 150 páginas con ello. 

Me ha agradado que el libro sea narrado por la mayoría de los personajes, se van alternando los puntos de vista así que conocemos perfectamente el tipo de vida que llevan Nick y todos sus parientes. 


Locos, ricos y asiáticos, al igual que su película, es un libro cargado de emociones, con una gran opulencia entre aquellos que están en lo más alto pero nos muestra que todo eso material tiene un precio y que poco a poco va acabando con las familias y se van distanciando poco a poco. Me he reído bastante, he querido llorar de frustración, explotar de alegría, derrumbarme en la tristeza y dejarme llevar por la desesperación. 

La pluma de Kevin Kwan es adictiva, sumamente detallada y cuando menos pensaba ya iba en el 70% del libro. Como mencioné anteriormente, está plagado de descripciones que visualmente tienen un gran impacto pero Iah! en un libro puede entorpecer la lectura un poco. 
—Solo necesitaba estar segura de que eres la misma persona de la que me enamoré en NY, eso es todo.
—¿Y lo soy?
—Eres mucho más atractivo ahora que sé que estás forrado.
El final me ha gustado, me ha dejado con curiosidad y un regusto agridulce por saber qué pasará con nuestros protagonistas así que sin duda espero traerles pronto la reseña del segundo libro. 


Locos, ricos y asiáticos es un libro que te transporta mágicamente a la magnífica Singapur, con unos personajes entrañables de todo tipo, una ambientación asombrosa y un hilo argumental adictivo, Kevin Kwan logra darnos una probada de la cultura asiática que me ha dejado con ganas de más.


Algo sabe Kevin Kwan de la élite singapurense: nació en el seno de una familia china que hizo cierta fortuna en el gigante asiático durante todo el siglo XX. Sus padres, ingeniero y pianista, se mudaron a Texas cuando el pequeño Kevin tenía once años. Desde entonces, Kwan ha creado su propio estudio creativo, con clientes de la talla de The New York Times y MoMa. Ha escrito los tres libros que integran la trilogía locos ricos y asiáticos. 

4 comentarios:

  1. Hola,
    Tengo ganas de leer esta novela, vi la película y me encantó por lo que el libro seguro que me gusta mucho más, así que apuntado queda en mi interminable lista de deseos.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaa!

    Cada vez tengo más ganas de leer estos libros jajaj creo que tienen que ser super entretenidos y que probablemente me lo hagan pasar genial :D

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Parece el tipo de libro que te engancha y te hace pasar un buen rato, pero no creo que lo lea pronto. Estoy segura de que lo haré algún día, porque la película me encantó, pero de momento no me corre prisa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Mujer vengo a comparar XD Que las comparaciones son malas pero necesarias, creo que la historia se le queda algo superficial, aunque también veo que el libro peca de descriptivo, por ahora no creo que lo lea, aunque la película me gusto no me deslumbró como para salir corriendo a leerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Hola Nadador! Si llegaste hasta el final es buena señal y si gustas comentar me harías muy feliz. Además de que si un blog me gusta lo sigo a cada paso que da.
Antes de dar clic en publicar te pido por favor que no hagas SPAM gratuito.
Es muy probable que no me pase por tu blog, y mucho menos si ni siquiera te haz tomado la decencia de leer qué estoy escribiendo.
Un saludo a todos.

Suscríbete

Traductor

Afíliame

Con la tecnología de Blogger.

Colaboro con